PARA CUANDO NO SE ABRA ALGUN ENLACE

SI ALGUN ENLACE QUE APARECE EN ESTE BLOG NO SE ABRE O HA SIDO REMOVIDO, POR FAVOR COPIE EL NOMBRE QUE APARECE Y LO PEGAS EN YOUTUBE, PARA QUE PUEDAS TENER OPCIONES NUEVAS EN REFERENCIA A DICHO TEMA. MUCHAS GRACIAS POR TU COMPRENSION

SINODO DE LA FAMILIA 2014 Y 2015 (clic wn la foto)

NO TENGO CONTROL DE ANUNCIOS EN ESTA PAGINA WEB

EL BLOG DE eress...TU NO TIENE CONTROL DE, Y NO SOLICITA, APOYA, AUSPICIA O PROMUEVE LOS ANUNCIOS QUE PUEDAN APARECER EN ESTA PAGINA WEB. MIS DISCULPAS A MIS LECTORES.

EL SANTO VIACRUCIS O EL CAMINO DE LA CRUZ (clic en la pintura)

EL SANTO VIACRUCIS O EL CAMINO DE LA CRUZ (clic en la pintura)
"Vía Crucis" del latín "Camino de la Cruz". También conocido como "Estaciones de la Cruz" y "Vía Dolorosa". Se trata de un acto de piedad, un camino de oración que busca con la meditación de la pasión y muerte de Jesucristo en su camino al Calvario. El camino se representa con una serie de catorce imágenes de la Pasión, denominadas estaciones, correspondientes a incidentes particulares que, según la tradición cristiana, Jesús sufrió por la salvación de la humanidad basados en los relatos evangélicos y la tradición. También se llama Viacrucis al recorrido de cruces que señalan un camino o una ruta donde se puede realizar este ejercicio piadoso.

VISITA AL SANTISIMO SACRAMENTO EN VIVO SANTUARIO NACIONAL SAN MAXIMILIANO KOLBE (clic en la foto)

VISITA AL SANTISIMO SACRAMENTO EN VIVO SANTUARIO NACIONAL SAN MAXIMILIANO KOLBE (clic en la foto)
¡DEJAME VER TU GRANDEZA, SEÑOR! Señor: me acaricias con la brisa, me besas con con la luz del sol, me meces en la olas de TUS playas, me animas con las gotas de la lluvia, me consuelas con TU PALABRA, me perdonas en el Sacramento de la Reconciliación y me das vida con la Eucaristía. ¡SI SUPIERAMOS LA GRANDEZA DEL SAGRARIO! Te das por amor en la Eucaristía, Te inmolas constantemente por mí. Aumenta mi amor por TI, y dejame ver TU GRANDEZA y sentir TU AMOR. ¡AMEN!

LA HORA SANTA PADRE MARTIN DAVALOS (clic en la foto)

LA HORA SANTA PADRE MARTIN DAVALOS (clic en la foto)
Estoy delante Tuyo, Espíritu de Amor, que eres fuego inextinguible y quiero permanecer en tu adorable presencia, quiero reparar mis culpas, renovarme en el fervor de mi consagración y entregarte mi homenaje de alabanza y adoración. Jesús bendito, estoy frente a Ti y quiero arrancar a Tu Divino Corazón innumerables gracias para mí y para todas las almas, para la Santa Iglesia, tus sacerdotes y religiosos. Permite, oh Jesús, que estas horas sean verdaderamente horas de intimidad, horas de amor en las cuales me sea dado recibir todas las gracias que Tu Corazón divino me tiene reservadas.

23 DE ABRIL 2017 DOMINGO DE LA DIVINA MISERICORDIA

"MUSICA NACIONAL, POPULAR, FOLKLORICA Y TESTIMONIAL DE NICARAGUA"

CORN ISLAND NICARAGUA 2014 (clic en la imagen)

CORN ISLAND NICARAGUA 2014 (clic en la imagen)
LITTLE CORN ISLAND ES EL PARAISO CARIBEÑOS DESDE 1950 - LITTLE CORN ISLAND IS 1950's CARIBBEAN PARADISE.

SANTISIMO SACRAMENTO, CALENDARIO LITURGICO, REZO DE ROSARIOS, ORACIONES, (clic en el dibujo)

SANTISIMO SACRAMENTO, CALENDARIO  LITURGICO, REZO DE ROSARIOS, ORACIONES, (clic en el dibujo)
AQUI VAS A ENCONTRAR SOBRE NUESTRA FE CATOLICA. TE SUGUIERO VISITAR CUANTO MAS PODAS LA HORA SANTA EN ADORACION AL SANTISIMO SACRAMENTO DEL ALTAR QUE ESTA ARRIBA.

FIESTAS MOVIBLES LITURGIA CATOLICA HASTA EL AÑO 2500 (clic en la imagen)

FIESTAS MOVIBLES LITURGIA CATOLICA HASTA EL AÑO 2500 (clic en la imagen)
MIERCOLES DE CENIZA - DOMINGO DE RAMOS - DOMINGO DE RESURRECCION - ASCENSION DEL SEÑOR - LUNES DE PENTECOSTES - CORPUS CHRISTI

HURACANES - TORMENTAS TROPICALES - TIFONES - CICLONES

HURACANES - TORMENTAS TROPICALES - TIFONES - CICLONES
Los conceptos de tormenta tropical,ciclón,Huracán y Tifón, aunque diferentes, describen el mismo tipo de desastre. Estos sistemas se denominan "ciclón" en el Océano Índico y el Océano Pacífico sur, "huracán" en el Océano Atlántico occidental y el Océano Pacífico oriental, y "tifón" en el Océano Pacífico occidental.

CAMARA EN LA COLINA DEL PARLAMENTO, OTTAWA, ON CANADA EN DIRECTO (clic en la foto)

CAMARA EN LA COLINA DEL PARLAMENTO, OTTAWA, ON CANADA EN DIRECTO (clic en la foto)
Esta imagen está siendo transmitida a través de una cámara de vídeo instalada en la calle de la Colina del Parlamento. Usted tendrá que utilizar Actualizar de su navegador o la opción de recarga para mostrar la versión más reciente.

CALENDARIO CONVERTIDOR (clic en la foto)

CALENDARIO CONVERTIDOR (clic en la foto)
ESTA PAGINA LE PERMITE INTERCONVERTIR FECHAS EN UNA VARIEDAD DE CALENDARIOS, TANTO CIVILES Y RELACIONADOS CON LA INFORMATICA.

IV PROMOCION LA SALLE 1964-1965 (clic en la foto)

IV PROMOCION LA SALLE 1964-1965 (clic en la foto)
GRADUANDOS IV P.L.S 1964-1965. DE IZQUIERDA A DERECHA. PRIMERA FILA: FRANCISCO JOSE MAYORGA VALLADARES, FERNANDO QUINTANILLA ARGEÑAL, ABSALON GUTIERREZ PAIZ, MANUEL ALEJANDRO MADRIZ MARIN, DENIS ARAUZ MADRIZ, RAMIRO ORTIZ MAYORGA, SILVIO VIJIL O. SEGUNDA FILA: MYNOR ELIECER GARCIA GUEVARA, FERNANDO DELGADO MOLINA, GUSTAVO ADOLFO ZAPATA RODRIGUEZ, ORION BALDIZON SEQUEIRA, OSCAR OCON MAYORGA, ERWIN ESQUIVEL SILVA, ROBERTO PADILLA. TERCERA FILA: ORLANDO GUTIERREZ HUETE, MIGUEL GUERRERO REYES, BOANERGES FLORES CASTILLO, FRANCISCO JOSE PEREZ MURILLO, PEDRO JOSE TERAN ESQUIVEL, SANDOR MAYORGA PEREZ, MARIO ALVAREZ ROMERO, DENIS VICENTE PEREZ VALLEJOS, AGUSTIN VIJIL GUTIERREZ, FRANCISCO BONILLA MIRANDA. CUARTA FILA: GUILLERMO AGUILAR WAGNER, SERGIO BENITO DELGADO MIRANDA, SILVIO LUND GUERRERO, ARISTIDES SANCHEZ RODRIGUEZ, EDUARDO BONILLA MARTINEZ, FERNANDO JOSE BALDIZON LOPEZ.

RELOJ DEL MUNDO - LISTA AMPLIADA (clic en el mapa)

RELOJ DEL MUNDO - LISTA AMPLIADA (clic en el mapa)
EL RELOJ DEL MUNDO LISTA LARGA-ZONAS DEL TIEMPO-MUNDO PERSONAL Y PERSONALIZADO DEL RELOJ Y MUCHO MAS.

QUE HORA ES EN TODO EL MUNDO EN ESTE MOMENTO (clic en el mapa)

QUE HORA ES EN TODO EL MUNDO EN ESTE MOMENTO (clic en el mapa)
Mapa que Destella la hora mundial y la hora local actual en cualquier lugar en todo el mundo en este momento poniendo la flecha con el ratón. Esta aplicación avanzada de Destello es muy útil para los viajeros que necesitan saber diferencia de tiempo en todo el mundo y quieren estar al tanto de zona horaria del mundo hacia donde están viajando , así como para las empresas que se encuentran en diferentes zonas horarias y quieren saber el tiempo local actual de sus socios y clientes, saber si es de día o de noche y de que día.

DIFERENCIA DE HORA EN EL MUNDO

VIAJE APOSTOLICO DE FRANCISCO A SUDAMERICA COMPLETO (Clic en la imagen)

VIAJE APOSTOLICO DE FRANCISCO A SUDAMERICA COMPLETO (Clic en la imagen)
MIRA COMPLETO TODO EL VIAJE APOSTOLICO DEL PAPA FRANCISCO A ECUADOR, BOLIVIA Y PARAGUAY DEL 5 AL 12 DE JULIO DEL 2015

VIAJE APOSTOLICO DE FRANCISCO A CUBA Y U.S.A. COMPLETO (Clic en la imagen)

VIAJE APOSTOLICO DE FRANCISCO A CUBA Y U.S.A. COMPLETO (Clic en la imagen)
MIRA COMPLETO TODO EL VIAJE APOSTOLICO DEL PAPA FRANCISCO A CUBA Y U.S.A. DEL 19 AL 28 DE SEPTIEMBRE DEL 2015

VIAJE APOSTOLICO DE FRANCISCO AL AFRICA CENTRAL (clic en la imagen)

VIAJE APOSTOLICO DE FRANCISCO AL AFRICA CENTRAL (clic en la imagen)
MIRA COMPLETO TODO EL VIAJE DEL PAPA FRANCISCO A KENIA, UGANDA Y REPUBLICA CENTROAFRICANA DEL 25 AL 30 DE NOVIEMBRE DEL 2015

VIAJE APOSTOLICO DE FRANCISCO A MEXICO (clic en la imagen)

VIAJE APOSTOLICO DE FRANCISCO A MEXICO (clic en la imagen)
MIRA COMPLETO TODO EL VIAJE DEL PAPA FRANCISCO A MEXICO DEL 12 AL 18 DE FEBRERO DE 2016

Tuesday, March 28, 2017

LA HEMATIDROSIS DE JESUS EN EL JARDIN DE GETSEMANI

LA HEMATIDROSIS DE JESUS
EN EL JARDIN DE GETSEMANI
HEMATIDROSIS - UN FENÓMENO CLÍNICO RARO
 
De acuerdo con el cristianismo, se cree que Jesucristo presentó esta condición previo a su arresto y crucifixión, como está escrito en el Evangelio de Lucas en Lucas 22:44. No es extraño que Lucas escribiera de este interesante detalle, pues él mismo, según se relata en la Biblia, era médico, véase Colosenses 4:14.
 
La hematidrosis es una condición rara en la cual un ser humano emana sangre. Leonardo Da Vinci describió a un soldado que sudaba sangre antes de la batalla.
 
Las causas de la hematidrosis se han dividido en no religiosos y religiosos.
 
Las causas no religiosas son como un componente de la enfermedad sistémica, menstruación vicaria (sangrado de una superficie aparte de la membrana mucosa de la cavidad uterina que ocurre en el momento en que debe tener lugar la menstruación normal), esfuerzo excesivo, factores psicogénicos y desconocidos.
 
Duan et al. Hematohidrosis asociada con púrpura trombocitopénica primaria. Migliorini describió un caso de hematidrohosis otorrea con otoeritrosis. Dubeikovskaia informó hematidrosis en un niño de 8 años de edad.
 
La causa religiosa es un estigma, que antes significaba un lugar, un signo, una herida o una marca marcada en un esclavo. Desde el momento de la crucifixión de Cristo, este término tomó el significado especial como la reproducción de las heridas en las palmas, las plantas y la corona que Cristo sufrió en la cruz y se creía que era sobrenatural impuesta por Dios. Jacobi (1923), citado por Klauder, reportó 300 casos de estigma (estigmas). La mayoría de los pacientes con estigmas eran mujeres tanto católicas como no católicas.
 
Causas
 
No hay mucha información disponible sobre hematidrosis. Porque es tan raro, no se entiende claramente. Sin embargo, la hematidrosis generalmente ocurre cuando una persona siente un intenso miedo o estrés. Alguien que enfrenta la muerte puede tener este tipo de miedo o estrés, por ejemplo. Cuando estás bajo estrés, tu cuerpo entra en el modo de vuelo-o-lucha.
 
Esta es una reacción natural a una amenaza percibida. Nos ayuda a sobrevivir situaciones potencialmente peligrosas. El cuerpo libera sustancias químicas, como la adrenalina y el cortisol, que nos preparan para luchar o para huir del peligro. Nos volvemos más alertas y nuestra energía aumenta. Esta respuesta corporal suele ser temporal y no causa daños a largo plazo para la salud.
 
Pero en raros casos, la respuesta de vuelo o lucha puede desencadenar la ruptura de los capilares en el cuerpo. Los capilares son pequeños vasos sanguíneos localizados en todo el tejido. Llevan nutrientes esenciales a diferentes partes del cuerpo. Los capilares también se encuentran alrededor de las glándulas sudoríparas. En casos de miedo severo o estrés, estos pequeños vasos sanguíneos pueden estallar y hacer que la sangre salga del cuerpo a través de las glándulas sudoríparas.
 
Otras veces puede ser debido a una producción deficiente de plaquetas en el cuerpo, lo que provoca una mala coagulación de la sangre. Twinkle Dwivedi es una niña india de 15 años que sufre este trastorno.
 
Otras posibles causas
 
Un capilar roto es la causa reconocida de hematidrosis, pero ha habido otras posibles teorías para sangrar a través de la piel. Estos incluyen la menstruación vicaria, que es cuando la sangre sale del cuerpo de un sitio que no sea el útero durante la menstruación.
 
Otra teoría es la púrpura psicogénica. La púrpura psicogénica es el sangrado espontáneo y moretones sin lesión u otra causa conocida.
 
Cómo tratar la hematidrosis
 
La hematidrosis no parece ser potencialmente mortal. Debido a que se sabe muy poco acerca de la hematidrosis, no hay directrices claras sobre cómo abordarla. Para detener el sangrado de la superficie de la piel, el tratamiento usualmente tratará el factor de estrés subyacente que desencadena el trastorno.
 
Su médico puede hacer una variedad de pruebas de diagnóstico. Estos pueden ayudarles a:

• comprobar el hemograma
• comprobar el número de plaquetas
• descartar posibles trastornos de la coagulación
 
Algunos médicos también piden pruebas de laboratorio para controlar la función renal y hepática. Pueden pedir una muestra de orina y heces para detectar anormalidades. Un ultrasonido de su abdomen o endoscopia de su tracto gastrointestinal también puede ayudar a descartar otras condiciones.
 
Si las pruebas de laboratorio no encuentran ninguna anormalidad, y si también ha estado bajo estrés extremo, su médico puede sugerirle tratamiento para ayudarle a lidiar con el miedo, el estrés y otras emociones. Esto puede incluir tomar un medicamento antidepresivo o anti-ansiedad. Su médico también puede recomendar la psicoterapia.
 
LA HEMATIDROSIS DE JESUS EN EL JARDIN DE GETSEMANI 
La pregunta no es si es posible que Jesús realmente haya sudado sangre. La verdadera pregunta es: qué es lo que le produjo esa lucha tan enorme a Jesús, por la que empezó a sudar sangre?
 
Lucas: 22: 39-54
 
Jesucristo experimentó la hematidrosis mientras rezaba en el jardín de Getsemaní antes de su crucificación, como se menciona en los Defensores de la Biblia por el médico Lucas "y en angustia oró con más fuerza y su sudor era como gotas de sangre cayendo a la tierra".
 
Por profesión, Lucas, el autor de los libros del Nuevo Testamento, Lucas y Hechos, era un médico. Sus escritos muestran que estaba familiarizado con el lenguaje técnico de los colegios médicos griegos de Asia Menor.
 
Por ejemplo, de los cuatro escritores del evangelio, solamente el médico Lucas hizo referencia a la mala experiencia de Jesús como “agonía” (griego agonia). A causa de esta agonía en cuanto a las cosas que iban a suceder, leemos que durante la oración de Jesús, “era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” (Lucas 22:44).
 
Solamente Lucas hizo referencia al sudor (idros) de Jesús, un término muy usado en el lenguaje médico, y solamente Lucas hizo referencia a que el sudor de Jesús consistía de grandes gotas de sangre (thromboi jaimatos) una condición médica a la que Aristóteles y Teofrasto aludieron (Hobart, 1882, pp. 80-84). El término griego thromboi (de donde obtenemos la palabra “trombo”, “trombina”, et.al.) hace referencia al coágulo de la sangre (Nicoll, s.d., 1:631; Vincent, 1887, 1:425).
 
El erudito en Biblia Richard Lenski comentó acerca del uso de este término: “‘Como gotas de sangre’, thromboi, significa que la sangre se mezcló con el sudor y espesó los glóbulos tanto que estos cayeron al suelo como pequeños coágulos que no simplemente mancharon la piel” (1961, p. 1077).
 
Parece claro que la intención del Evangelista fue expresar la idea que el sudor era (no se sentía como, sino era como gotas de sangre; - i.e., estaba teñido de sangre, - porque así entiendo el término josei, como algo que distingue las gotas muy teñidas con sangre, de la sangre pura... 
 
Suponer que solamente se sentía como gotas de sangre (¿por qué no gotas de cualquier otra cosa? Y ¿gotas de sangre de qué, y de donde?) es nulificar la fuerza de la oración, y hacer que la inserción de jaimatos no solamente sea superflua sino también absurda (1874, 1:648, itálicas en original; cf. Robertson, 1934, p. 1140).
 
Concluimos que se debe entender literalmente la terminología que el escritor del evangelio usa para hacer referencia a la angustia mental severa que Jesús experimentó, i.e., que Su sudor se tornó sangriento (cf. Robertson, 1930, 2:272). 
 
LOS SUFRIMIENTOS DE JESUS SEGUN LA MEDICINA
 
A los 33 años Jesús fue condenado a muerte. La "peor" muerte de la época. Sólo los criminales eran condenados como Jesús.
 
LA MUERTE DE CRISTO, ANALIZADA POR LOS FORENSES 
 
Después de sufrir la flagelación, el largo vía crucis y la dolorosa crucifixión, "Jesucristo murió de asfixia, insuficiencia cardiaca aguda y finalmente un infarto al miocardio, pero si hubiera necesidad de realizar una ficha o informe final de las causas clínicas de su fallecimiento, serían al menos diez los diferentes aspectos médicos que le causaron la muerte".
 
FISIOPATOLOGÍA DE LA MUERTE DE JESUCRISTO
 
Los escritores sagrados describen la oración de GETSEMANI con enérgicas expresiones. Lo vivido por Jesús antes de ser tomado como prisionero, lo refieren como una mezcla indecible de tristeza, de espanto, de tedio y de flaqueza. Esto expresa una pena moral que ha llegado al mayor grado de su intensidad.
 
SOBRE LA MUERTE FÍSICA DE JESUCRISTO
 
El Sudario de Turín es considerado por muchos como la tela con que envolvieron a Jesús, y varias publicaciones sobre los aspectos médicos de su muerte sacan sus conclusiones de esta suposición. El Sudario de Turín y descubrimientos arqueológicos recientes proveen información valiosa sobre las prácticas romanas de crucifixión. La interpretación de escritores modernos, basados en conocimientos científicos y médicos desconocidos en el primer siglo, podría arrojar más luz en cuanto a los posibles mecanismos de la muerte de Jesús.
 
Cómo murió Jesús - Las últimas 18 horas  
 
El primer documental de larga duración que presenta los hechos médicos, forenses e históricos sobre la Crucifixión de Jesucristo. "¿Cómo Jesús murió?: Las 18 horas finales" captura cada detalle de las últimas horas antes de que Jesús muriera en la cruz. Cuatro famosos expertos mundiales exploran varios aspectos de la crucifixión de Jesús. Cada segmento de "¿Cómo murió Jesús?: Las 18 horas finales" revela sus puntos importantes de un examinador médico, un historiador, un arqueólogo, y un médico experto en experiencias de dolor.
 
El Juicio de Cristo - Documental completo
 
Fue un acontecimiento que cambió el curso de la Historia y, sin embargo, más allá de lo que cuentan las escrituras bíblicas, poco se conoce sobre el juicio y la crucifixión de Jesús. ¿Cuál fue el motivo por el que fue ejecutado? ¿Quién era el responsable de dicha condena? ¿Cómo fue posible que la historia de su muerte y posterior resurrección no se perdiera con el paso de los años? ¿Por qué la mayoría de los historiadores bíblicos insisten en la teoría de que los hechos que narran los evangelios pueden no ser verdaderas?

El espacio reconstruye la "escena del crimen" para intentar arrojar algo más de luz sobre uno de los momentos más trascendentales de nuestra historia.
 
Documental Juicio y Crucifixion de Jesus Español | Documentales History Channel  
 
Discovery Channel Quien fue Jesus 3 Sus Ultimos Dias  
 
CORAZÓN ROTO DE JESÚS (v_00) 
 
LA MUERTE FÍSICA DE JESÚS.-Explicación médica  (en el minuto 1:18 inicia imagen)
 
eress...TU

Wednesday, March 22, 2017

25 DE MARZO: SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR

25 DE MARZO: SOLEMNIDAD DE
LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR
Web para consultas
Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. 
 
Y entrando, le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo.
 
El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin. 
 
María respondió al ángel: ¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?
 
El ángel le respondió: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.
 
Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios. 
 
Dijo María: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Y el ángel dejándola se fue. (Lucas 1: 26 - 38)
 
REFLEXION:
1, 26
El relato de esta segunda anunciación contrapone la persona de Juan a la de Jesús y la actitud de Zacarías a la de María. Ambos relatos se complementan para destacar las dos grandes características de Dios en la Biblia: la fidelidad y la gracia. 
La falta de fe de Zacarías en ese momento no impide que haya sido un sacerdote fiel, y Dios, siempre fiel, quiso valerse de él para coronar la larga espera de un pueblo que perseveró en la oración y en la observancia de la Ley. En cambio, en el llamado a María nada se dice de su vida anterior, sólo cae la palabra de Dios que la eligió entre todas; la gracia de Dios la sitúa inmediatamente en un plano con el cual nadie jamás soñó.
 

Lucas usa tres veces la palabra virgen. Al hacerlo retoma la profecía muy importante de Isaías 7,14 que cita en 1,31. A diferencia de la palabra hebrea que puede significar tanto una virgen como una joven madre, Lucas se basó en la Biblia griega, que es muy precisa. Quiere que recaigan sobre María las palabras de los profetas, que afirmaban que Dios sería acogido por la virgen de Israel. Dios quería encontrar a un pueblo que hubiese abandonado sus amos y sus ídolos para no ser más que de él.
Encontramos a menudo en la Biblia la imagen del matrimonio de Dios con su pueblo. María es la Virgen y su Hijo será Dios-con nosotros, tal como se lee en Is 7,14. Esta virginidad es como una garantía de la alianza nueva que Dios pacta con la humanidad.
Jesús es el Hijo, nacido de Dios en la eternidad; también es en toda su persona el hijo de María y el portador de su herencia humana, que desborda ampliamente el campo de la carne, de la sangre y de los cromosomas. Su concepción en María es el fruto del acto de fe en el que María se comprometió por entero: ella era sólo de Dios y nunca podría ser de otro, sino sólo suya.
 
1,27
María ya está comprometida con José, lo que, según la ley judía, le daba todos los derechos del matrimonio (Mt 1,20). Prometida a José, María ya era suya, pero quedando bajo el techo paterno. A raíz del matrimonio José “la llevaría a su casa” (Mt 1,24) y dependería legalmente de él.
1,28
 
Únicamente María podía comunicar a la Iglesia primitiva el secreto de la concepción de Jesús. El Evangelio nos transmite las palabras y figuras bíblicas que le permitieron expresar este encuentro con Dios.
 
Un ángel ha sido enviado: espíritu enviado por Dios-Espíritu, reflejo de Dios, que en la aparición solamente muestra y dice lo que Dios está realizando en el alma de María. Lucas nos señala su nombre: Gabriel. Según las tradiciones judías era uno de los ángeles de más alto rango y también era el que anunciaba los últimos tiempos en Dn 8,16 y 9,21. Todo esto significa que para María todo comenzó con la certeza de estar en el lugar y a la hora en que se decidía la suerte del mundo.  
 
Alégrate. Es la forma griega de saludo, pero también es el llamado gozoso que los profetas dirigían a la “hija de Sión”, o sea, a la comunidad de los humildes que se mantenían a la espera de la salvación (So 3,14; Za 9,9).   
 
Llena de gracia. El texto griego dice: la amada, la favorecida. Otros habían sido amados, elegidos, pero aquí ese calificativo pasa a ser el nuevo nombre de María. La traducción habitual “llena de gracia” no es exacta en el sentido estricto, pero sí vale teniendo en cuenta el contexto. Llamamos gracia lo que se origina en el Dios viviente pero que ha de germinar en la tierra (Is 45,8; Sal 85,11). María es llena de gracia ya que Jesús ha de nacer de ella como nace del Padre.

1,30 

El ángel revela a María la identidad y la misión del hijo que va a concebir. Primero lo expresa con las imágenes del Antiguo Testamento, inspirándose en los anuncios de personajes famosos, después, cuando contesta a María, declara el misterio de Dios Trinidad.

1,31
 
Concebirás en tu seno: véase Gén 16,1; Ex 3,11; Jue 6,11. Ya hablamos de la alusión a Isaías 7,14, que anunciaba al Emmanuel, es decir, al Dios con nosotros. María lo llamará Jesús, que quiere decir Salvador.

1,32
 
El ángel aplica a Jesús la profecía de Natán en 2Sam 7,9-16: será el Mesías, descendiente de David (véase 1,27). En el centro de esa promesa se encuentra el anuncio de un reino de justicia y de paz, pero el ángel sólo señala la grandeza del Mesías, hijo de Dios: será grande, sin más, y no grande ante Dios como se dice de Juan Bautista (1,15). Gobernará al pueblo de Jacob, o sea, de Israel: véase Is 7,16; 9,6; Mi 5,2.

1,34
 
El texto dice: “Cómo puede ser esto si no conozco varón”. Conocer tiene aquí el sentido de tener relaciones. Para María las palabras del ángel significan que va a concebir inmediatamente, y ahí es cuando adquiere todo su sentido el título de virgen que Lucas puso en el comienzo.
 
Se podría preguntar sobre las relaciones mutuas de María y de José, pero lo único cierto es que ella concibió en ese mismo momento por el Espíritu de Dios. Sin embargo sería extraño que en tal relato María no hubiese hecho alusión a José, si es que de un momento a otro debían unirse, y tampoco el ángel tuvo necesidad de nombrarlo para descartarlo.
 
Todo se vuelve más transparente si se piensa que María ya se había reservado para el Único. Tal decisión era muy extraña en la mentalidad judía, pero no es menos cierto que el Evangelio se ha manifestado en todas las épocas por decisiones nuevas y muy sorprendentes para los contemporáneos. 
 
Respecto de la virginidad de María después de la concepción de Jesús, cabe recordar que “María siempre virgen” es una afirmación constante en la tradición cristiana, que no ha hecho más que profundizar la Escritura. ¿Cómo podría ser que después de haber sido amada en forma tan singular y visitada por Dios para que en ella se realizase su alianza definitiva con los hombres, María volviera atrás hacia un amor humano y se diera a otro, aun cuando fuera José, un perfecto siervo de Dios? 

1,35
 
El ángel expresa la personalidad de Jesús y lo sitúa dentro del misterio de Dios, como el Hijo único de Dios. El Poder del Altísimo es, como en Lc 24,49 otra forma de designar al Espíritu que es el “Soplo”, portador de las energías divinas. 
 
1,38
 
La servidora del Señor. María expresa su disponibilidad. De ella nacerá quien es a la vez el “siervo” anunciado por los profetas (Is 42,1; 50,1; 52,13) y el Hijo (Heb 1). 
 
La palabra “servidora” podría confundir a quienes consideran que Dios utiliza, más bien que ama, a sus servidores. Dios no buscaba una sierva que solamente diera a su Hijo un cuerpo humano: esa sierva sería madre plenamente del que concibió en un acto de fe.
 
A través de la historia los juicios eternos de Dios se han realizado gracias a la libre respuesta de aquellos a los que llamó. Aquí, al entrar él mismo en la familia humana, a María le corresponde acogerlo en nombre de la humanidad entera. La “madre del Señor” es la primera amada y sobre ella desciende el Espíritu en los albores de una obra de gracia en que todo procederá del amor de Dios.
La Celebración de la Festividad

Esta gran fiesta tomó su nombre de la buena nueva anunciada por el Arcángel Gabriel a la Santísima Virgen María, referente a la Encarnación del Hijo de Dios.
Era el propósito divino dar al mundo un Salvador, al pecador una víctima de propiciación, al virtuoso un modelo, a esta doncella - que debía permanecer virgen - un Hijo y al Hijo de Dios una nueva naturaleza humana capaz de sufrir el dolor y la muerte, afín de que El pudiera satisfacer la justicia de Dios por nuestras transgresiones.
 
El mundo no iba a tener un Salvador hasta que Ella hubiese dado su consentimiento a la propuesta del ángel. Lo dio y he aquí el poder y la eficacia de su Fíat. En ese momento, el misterio de amor y misericordia prometido al género humano miles de años atrás, predicho por tantos profetas, deseado por tantos santos, se realizó sobre la tierra.
 
En ese instante el alma de Jesucristo producida de la nada empezó a gozar de Dios y a conocer todas las cosas, pasadas, presentes y futuras; en ese momento Dios comenzó a tener un adorador infinito y el mundo un mediador omnipotente y, para la realización de este gran misterio, solamente María es acogida para cooperar con su libre consentimiento.

En la Anunciación de la Virgen, de los Siete Dones del Espíritu Santo en Cristo
Autor: San Bernardo
 
"Pregunto, pues, ¿por qué razón encarnó el Hijo y no el Padre o el Espíritu Santo, siendo no sólo igual la gloria de toda la Trinidad, sino también una sola e idéntica su substancia?. Pero ¿quién conoció los designios del Señor, o quién ha sido su consejero? Altísimo misterio es éste ni conviene que temerariamente precipitemos nuestro parecer sobre esto".

Hay que distinguir con cuidado entre la fiesta de la Anunciación como recuerdo festivo del hecho y la fiesta del 25 de marzo. En la iglesia existió siempre la primera, al menos desde los tiempos de la institución de Navidad, de la que es inseparable. En el s. v tenemos algunos sermones natalicios de san Pedro Crisólogo y de san León Magno; algunos de ellos tienen como objeto directo no ya el nacimiento de Cristo, sino el anuncio del ángel. También el himno / Akáthistos fue compuesto para la fiesta de la Anunciación.
 
AKATHISTOS
Etimología: (a =negativo, y kathistomai=sentarse). Akáthistos quiere decir "no sentado". Se le llama así porque, a diferencia de otros himnos en la liturgia bizantina, se canta y escucha de pie como el Evangelio en señal de especial reverencia.  La Iglesia oriental lo considera como expresión de su doctrina y piedad hacia la Madre de Dios.
 
Salve, lucero que el Sol nos anuncia;
Salve, regazo del Dios que se encarna.
Salve, por ti la creación se renueva;
Salve, por ti el Creador nace niño.

Salve, ¡Virgen y Esposa!
Salve, ¡Virgen y Esposa!
 
Publicado el 6 may. 2016
Himno a la Madre de Dios de las primeras comunidades cristianas. Esta grabación es una producción de la Escuela de música Sacra Doménico Zipoli. Producido en Paraguay. 
MARÍA EN LOS EVANGELIOS
 
El personaje central y absoluto del Nuevo Testamento, es Jesucristo y no debe extrañarnos la parquedad de referencias a la Virgen Santísima. Pero las pocas citas que nos hablan de Ella, han sido suficientes para que la Iglesia, con grande amor, la conozca profundamente y la venere con especial predilección.

Listamos a continuación, las citas de los Evangelios que de manera especial se refieren a la Virgen María:
 
  1. El ángel anuncia a la Virgen María la maternidad divina. (Lc. 1,26-38)
  2. María visita a su prima Isabel. (Lc.1,39-45)
  3. María entona el Magnificat. (Lc.1,46-56)
  4. El ángel anuncia a José el nacimiento de Jesús. (Mt. 1, 18-25)
  5. Genealogía de Jesús, según la línea del Rey David.- (Mt. 1, 1 - 1 7; Le.3,23-38)
  6. Jesús nace en Belén (Lc.2,1-7)
  7. Adoración de los pastores. (Lc.2,8-20)
  8. Circuncisión de Jesús. (Lc. 2,21)
  9. Presentación en el Templo. (Lc.2,22-38)
10. Adoración de los magos de Oriente. (Mt.2,1-12)
11. La Sagrada Familia huye a Egipto. (Mt.2,13-15)
12. Jesús con los doctore!. (Lc.2,41-50)
13. Jesús en Nazaret. (Lc.2,39-40; 51-52)
14. En Caná de Galilea, Jesús realiza su primer milagro. (Jn.2,1-12)
15. Quien hace la voluntad de Dios, este es mi hermano. (Mt.12, 46-50; Mc.3,31-35; Lc.8,19-   
      21 y 11,27-28)
16. Jesús nos da a su Madre. (Jn. 1 9,25-27)

Ninguno de los cuatro Evangelistas, nos relata la historia de María, o nos describe su persona; pero estudiando y analizando las citas en que los cuatro hablan de Ella, podemos llegar a conocer profundamente a la Madre de Jesucristo.
 
San Mateo, relata con detalle cómo Cristo vino al mundo, de la concepción virginal por obra del Espíritu Santo. En su relato, muy de acuerdo con las tradiciones semíticas, San José aparece en primer término: recibe los mensajes divinos, toma las decisiones adecuadas, mientras María permanece humilde y silenciosa a su lado.
 
San Marcos, siendo el Evangelista más sintético, la menciona una sola vez (3,31-35) para proclamar la superioridad de la maternidad espiritual sobre la maternidad física.
 
San Lucas por su parte, habiendo investigado todo lo relacionado a Jesús, es el que sitúa a María a plena luz del Evangelio, al narrarnos con todo detalle en sus capítulos 1 y 2, la infancia de Jesús. Es el que nos permite entrever la profunda personalidad de la Virgen María y ya no en su Evangelio, sino en los Hechos de los Apóstoles, nos la presenta en el nacimiento de la Iglesia cuando con los Apóstoles "perseveraba en la oración antes de Pentecostés" (Hech. 1, 1 4)
 
San Juan, por su parte es testigo y relator del primer milagro de Jesús en las bodas de Caná de Galilea y también testigo ocular de cómo la Virgen Madre permanece de pie junto a la cruz en el Calvario.
 
Bastaría considerar atentamente tres escenas de los Evangelios: La Anunciación, Las Bodas de Caná y María al pie de la Cruz, para comprender la grandeza de esta mujer para amarla y venerarla como lo hace la Iglesia Católica.
 
eress...TU

Monday, November 21, 2016

LAS ULTIMAS COSAS: LOS NOVISIMOS O POSTRIMERIAS DEL HOMBRE - PARTE 14 DE 16

LAS ULTIMAS COSAS:
LOS NOVISIMOS O POSTRIMERIAS DEL HOMBRE

EL CIELO
Hay que distinguir la gloria accidental del Cielo de la gloria esencial.

Y en la gloria accidental, hay que establecer un subdivisión: primero la gloria accidental del cuerpo, y luego la gloria accidental del alma.

LA GLORIA ACCIDENTAL DEL CUERPO
 
La gloria del cuerpo no será más que una consecuencia, una redundancia de la gloria del alma.

En la persona humana, lo principal es el alma; el cuerpo es una cosa completamente secundaria. El alma puede vivir, y vive perfectamente, sin el cuerpo; el cuerpo, en cambio, no puede vivir sin el alma.

El alma bienaventurada, incandescente de gloria por la visión beatífica de que goza ya actualmente, en el momento de ponerse en contacto con su cuerpo al producirse el hecho colosal de la resurrección de la carne, le comunicará ipso facto su propia bienaventuranza, según el grado de gloria que Dios le comunique.
 
El cuerpo glorioso tendrá cuatro cualidades o dotes maravillosas: claridad, agilidad, sutileza e impasibilidad.

En primer lugar la claridad. Los cuerpos gloriosos serán resplandecientes de luz.
 
El cuerpo humano, aún acá en la tierra, es una verdadera obra de arte. Pues, ¿qué será el cuerpo espiritualizado, el cuerpo glorioso radiante de luz, mucho más resplandeciente que la del sol?
 
La segunda cualidad del cuerpo glorioso es la agilidad. Ello quiere decir que los bienaventurados podrán trasladarse corporalmente a distancias remotísimas casi instantáneamente.

Casi, porque, como advierte Santo Tomás de Aquino, todo movimiento, por rapidísimo que se le suponga, requiere indispensablemente tres instantes: el de abandonar el punto de partida; el de adelantarse hacia el punto de llegada, y el de llegar efectivamente al término. Y eso no puede hacerse de ninguna manera en un solo instante, filosóficamente considerado; tiene que transcurrir algún tiempo, aunque sea absolutamente imperceptible.
 
Pero ese tiempo tan imperceptible equivale, prácticamente, a la velocidad del pensamiento.

En el Cielo, el cuerpo acompañará al pensamiento a cualquier parte donde quiera trasladarse, por remotísimo que esté.
 
La tercera cualidad es la impasibilidad. Eso significa que el cuerpo glorificado es absolutamente invulnerable al dolor y al sufrimiento, en cualquiera de sus manifestaciones. No le afecta ni puede afectar el frío, el calor, ni ningún otro agente desagradable.

Las enfermedades no pueden hacer presa en él. El cuerpo del bienaventurado no está preparado para padecer, es absolutamente invulnerable al dolor.
 
No es que sea insensible en absoluto. Al contrario, es sensibilísimo y está maravillosamente preparado para el placer: gozará de deleites inefables, intensísimos. Pero es del todo insensible al dolor.
 
La cuarta cualidad es la sutileza. Dice el apóstol San Pablo que “el cuerpo se siembra animal y resucitará espiritual” (I Cor 15, 44). No quiere decir que se transformará en espíritu; seguirá siendo corporal, pero quedará como espiritualizado: totalmente dominado, regido y gobernado por el alma, que le manejará a su gusto sin que le ofrezca la menor resistencia.

Santo Tomás de Aquino piensa que la sutileza es el dominio total y absoluto del alma sobre el cuerpo, de tal manera, que lo tendrá totalmente sometido a sus órdenes.
 
Es cierto, dice el Doctor Angélico, que los bienaventurados podrán atravesar los cuerpos; pero eso será, no en virtud de la sutileza, sino de una nueva cualidad sobreañadida, de tipo milagroso, que estará totalmente a disposición de ellos.
 
De manera, que nuestro cuerpo entero, con todos sus sentidos, estará como sumergido en un océano inefable de felicidad, de deleites inenarrables. Y esto constituye la gloria accidental del cuerpo; lo que no tiene importancia, lo que no vale nada, lo que podría desaparecer sin que sufriera el menor menoscabo la gloria esencial del Cielo.
 
Mil veces por encima de la gloria del cuerpo está la gloria del alma. El alma vale mucho más que el cuerpo.
 
¡La gloria del alma! Vayamos por partes, de menor a mayor.

LA GLORIA ACCIDENTAL DEL ALMA 
 
Empecemos por los goces de la amistad. En el Cielo se reanudará para siempre aquella amistad interrumpida bruscamente. Los amigos volverán a abrazarse para no separarse jamás.
 
La amistad es una cosa muy íntima, muy entrañable, no cabe duda; pero por encima de ella están los lazos de la sangre, los vínculos familiares. ¡Qué abrazo nos daremos en el Cielo! ¡La familia reconstruida para siempre! Se acabaron las separaciones: ¡para siempre unidos!
 
Pero quizá a alguno de vosotros se le ocurra preguntar: ¿y si al llegar al Cielo nos encontramos con que falta algún miembro de la familia? ¿Cómo será posible que seamos felices sabiendo que uno de nuestros seres queridos se ha condenado para toda la eternidad?
 
Esta pregunta terrible no puede tener más que una sola contestación: en el Cielo cambiará por completo nuestra mentalidad. Estaremos totalmente identificados con los planes de Dios. Adoraremos su misericordia, pero también su justicia inexorable. En este mundo, con nuestra mentalidad actual, es imposible comprender estas cosas; pero en el Cielo cambiará por completo nuestra mentalidad, y, aunque falte un miembro de nuestra familia, no disminuirá por ello nuestra dicha; seremos inmensamente felices de todas formas.
 
Por encima de los goces de la familia reconstruida experimentará nuestra alma alegrías inefables con la amistad y trato con los Santos.
 
Allí veremos clarísimamente que no hay más fuente de bondad, de belleza, de amabilidad, de felicidad que Dios Nuestro Señor, en el que se concentra la plenitud total del Ser. Y, en consecuencia lógica, aquellos seres, aquellas criaturas que estarán más cerca de Dios contribuirán a nuestra felicidad más todavía que los miembros de nuestra propia familia.
 
De manera que el contacto y la compañía de los Santos –que están más cerca de Dios– nos producirá un gozo mucho más intenso todavía que el contacto y la compañía de nuestros propios familiares. Que cada uno piense ahora en los Santos de su mayor devoción e imagine el gozo que experimentará al contemplarles resplandecientes de luz en el Cielo y entablar amistad íntima con ellos.

Pero más todavía que por el contacto y amistad con los Santos, quedará beatificada nuestra alma con la contemplación de los Ángeles de Dios, criatura bellísimas, resplandecientes de luz y de gloria.
 
La contemplación del mundo angélico, con toda su infinita variedad, será un espectáculo grandioso.
 
Mil veces por encima de los ángeles, la contemplación de la que es Reina y Soberana de todos ellos nos embriagará de una felicidad inefable.
 
¡Qué será cuando la veamos personalmente a Ella misma “vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza” como la vio el vidente del Apocalipsis! Nos vamos a volver locos de alegría cuando caigamos a sus pies y besemos sus plantas virginales y nos atraiga hacia Sí para darnos el abrazo de Madre y sintamos su Corazón Inmaculado latiendo junto al nuestro para toda la eternidad.
 
Pero ¿quién podrá describir lo que experimentaremos cuando nos encontremos en presencia de Nuestro Señor Jesucristo, cuando veamos cara a cara al Redentor del mundo, con los cinco luceros de sus llagas en sus manos, en sus pies y en su divino Corazón?
 
El gozo que experimentaremos entonces es absolutamente indescriptible.

LA GLORIA ESENCIAL
 
Lo que constituye la gloria esencial del Cielo es lo que llamamos la visión beatífica, o sea, la contemplación facial, cara a cara, de la esencia misma de Dios.
 
Dios está en todas partes, en todo cuanto existe, en todos los seres y lugares de la creación, por esencia, presencia y potencia.

Dios lo llena todo. Dios es inmenso. Está dentro de nosotros y delante mismo de nuestros ojos, pero sin que le podamos ver en este mundo.
 
Para ver a Dios hace falta una luz especial, especialísima, que recibe en teología el nombre de lumen gloriae: la luz de la gloria.
 
Lumen gloriae no es otra cosa que un hábito intelectivo sobrenatural que refuerza la potencia cognoscitiva del entendimiento para que pueda ponerse en contacto directo con la divinidad, con la esencia misma de Dios, haciendo posible la visión beatífica de la misma.
 
Si Dios encendiese ahora mismo en nuestro entendimiento ese resplandor de la gloria, lumen gloriae, aquí mismo contemplaríamos la esencia divina, gozaríamos en el acto de la visión beatífica, porque Dios está en todas partes, y si ahora no le vemos es porque nos falta ese lumen gloriae, sencillamente porque está apagada la luz.

¿Y qué veremos cuando se encienda en nuestro entendimiento lumen gloriae al entrar en el Cielo? Es imposible describirlo. El apóstol San Pablo, en un éxtasis inefable, fue arrebatado hasta el Cielo y contempló la divina esencia por una comunicación transitoria del lumen gloriae, como explica el Doctor Angélico. Y cuando volvió en sí, o sea, cuando se le retiró el lumen gloriae, no supo decir absolutamente nada (II Cor., XII, 4) porque: “Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni el entendimiento humano es capaz de comprender lo que Dios tiene preparado para los que le aman” (I Cor., II, 9).
 
San Agustín, y detrás de él toda la teología católica, nos enseña que la gloria esencial del Cielo se constituye por tres actos fundamentales: la visión, el amor y el goce beatífico.
 
La visión ante todo. Contemplaremos cara a cara a Dios.
 
Y en Él contemplaremos todo lo que existe en el mundo: la creación universal entera, con la infinita variedad de mundos y de seres posibles que Dios podría llamar a la existencia sacándoles de la nada.
 
No los veremos todos en absoluto o de una manera exhaustiva, porque esto equivaldría a abarcar al mismo Dios, y el entendimiento creado ni en el Cielo siquiera puede abarcar a Dios.
 
Y ese espectáculo fantástico durará eternamente, sin que nunca podamos agotarlo, sin que se produzca en nuestro espíritu el menor cansancio por la continuación incesante de la visión.
 
El segundo elemento de la gloria esencial del Cielo es el amor. Amaremos a Dios con toda nuestra alma, más que a nosotros mismos.
 
Solamente en el Cielo cumpliremos en toda su extensión el primer mandamiento de la Ley de Dios, que está formulado en la Sagrada Escritura de la siguiente forma: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas”.
 
Solamente en el Cielo cumpliremos este primer mandamiento con toda perfección y, en su cumplimiento, encontraremos la felicidad plena y saciativa de nuestro corazón.
En tercer lugar, en el Cielo gozaremos de Dios. Nos hundiremos en el piélago (lo que por su abundancia es difícil de contar) insondable de la divinidad con deleites inefables, imposibles de describir.
 
Todo cuanto puede apetecer y llenar el corazón humano, pero en grado infinito.
 
Es imposible imaginarse la felicidad de la gloria. "El Cielo es el fin último y la realización de las aspiraciones más profundas del hombre, el estado supremo y definitivo de dicha" (CEC 1024). Será la culminación de todos los bienes mesiánicos, de los que dice San Pablo que "ni el ojo vió, ni el oído escuchó, ni en cabeza humana cabe el pensar lo que Dios tiene preparado para los que le aman" (1Corintios 2,9). 
 
Entrevista en el cielo a San Pablo
eress...TU

Saturday, November 12, 2016

LAS ULTIMAS COSAS: LOS NOVISIMOS O POSTRIMERIAS DEL HOMBRE - PARTE 13 DE 16

LAS ULTIMAS COSAS:
LOS NOVISIMOS O POSTRIMERIAS DEL HOMBRE
 
 
EL INFIERNO 3
 
El hecho, pues, es indiscutible para todo católico.
 
Lo arduo es explicar el modo con que el fuego del infierno atormenta a las almas.
 
Santo Tomás, y con él la mayoría de los teólogos, explica la acción del fuego sobre las almas a modo de aprisionamiento (per modum alligationis) que sujeta y retiene a las almas en un determinado lugar contra la libre inclinación de su voluntad. Esto las atormenta físicamente, y no sólo por mera aprehensión intelectual.
 
Según esta explicación, el fuego del infierno recibe, como instrumento de la justicia divina, la virtud de retener, de encerrar en sí mismo el alma del condenado y mantenerla aplicada a un determinado lugar, encadenándola -por así decirlo- con una barrera infranqueable.
 
El fuego se convierte de este modo en un instrumento físico de tortura para el alma, haciéndole imposible el libre ejercicio de su voluntad e impidiéndole obrar donde quiera y como quiera.
 
Así se explican y justifican perfectamente las expresiones bíblicas que presentan al infierno como una cárcel de las almas.
 
Además del fuego real y corpóreo, la pena de sentido abarca otro conjunto de tormentos infernales. (Sentencia común en teología.)
 
Estos tormentos son:
 
1. El lugar mismo de infierno: La Sagrada Escritura lo presenta como un lugar de tormentos, estanque de fuego, estanque ardiendo con fuego y azufre, camino de fuego, gehenna de fuego, lugar donde el gusano no muere y el fuego no se extingue, tinieblas exteriores, lugar de llanto y crujir de dientes, etc.
 
Estas expresiones muestran bien a las claras que se trata de un lugar lleno de horror, calamidades y miserias.
 
2. La compañía de los demonios y de los demás condenados: En virtud de la degradación indecible, del estado perpetuo de odio, de los suplicios horribles de los habitantes del infierno, su compañía y sociedad continua, eterna, será por sí misma una tortura espantosa.
 
En los condenados estará perpetuamente contrariada esta necesidad de la naturaleza creada que se llama la sociabilidad, fuente acá en la tierra de tantos bienes y alegrías en una sociedad de gente buena y honrada, y de tantos enojos y disgustos en una sociedad odiosa y depravada.
 
3. El tormento de los sentidos corporales internos y externos: Así como de la bienaventuranza del alma redundará en el cielo sobre los cuerpos gloriosos una felicidad inefable, así en los condenados la magnitud de la miseria que albergará el alma refluirá sobre el mismo cuerpo en proporción al grado de su condenación.
 
Los sentidos internos estarán sujetos a imaginaciones y recuerdos más o menos torturantes. Y los sentidos externos experimentarán a su vez la privación de todo cuanto pudiera recrearles. Nada de luz, de armonías, de refrigerios, de suaves olores, de sensaciones suaves, de reposo corporal; sino todo lo contrario, aunque en proporciones muy variadas según los grados de culpabilidad.
 
4. El gusano roedor de la conciencia: Los Santos Padres y los teólogos están todos de acuerdo en que con la expresión el gusano que no muere, que se lee en cuatro pasajes de la Sagrada Escritura, se alude al remordimiento que tortura a los condenados.
 
Pertenece, en parte, a la pena de daño, como dolor de haber perdido a Dios por la propia culpa; y a la pena de sentido, como amargura por el recuerdo del placer pecaminoso, tan fugaz y desordenado, que les mereció el infierno para siempre.
 
«Se llama gusano -explica Santo Tomás- en cuanto procede de la podredumbre del pecado y aflige al alma como el gusano corporal, nacido de la putrefacción, corroe al cadáver».
 
De este gusano nacen la desesperación, el odio y el furor, la blasfemia y maldición de Dios, de los santos, de sí mismos y de todo cuanto pertenece a Dios.
 
5. El llanto y crujir de dientes: Santo Tomás explica cómo los dolores infernales no podrán manifestarse al exterior con lágrimas, ya que, después de la resurrección de la carne, el cuerpo humano no segregará ninguna clase de humor. Por donde las expresiones bíblicas allí habrá llanto y crujir de dientes (Mt. 15,50, etc.) hay que interpretarlas en sentido metafórico. El conjunto de la tradición patrística y teológica ha visto en el crujir de dientes un símbolo de la rabia y desesperación de los condenados.
 
6. Las «tinieblas exteriores»: En realidad, esta expresión, que encontramos repetidas veces en el Evangelio (Mt. 8,12; 22,13; 25,30, etc.), más que a una nueva forma de pena de sentido, alude simbólicamente a la pena de daño o exclusión eterna del festín de la gloria.
 
LA ETERNIDAD
 
Pero lo más espantoso del Infierno es la tercera nota, la tercera característica: su eternidad. El Infierno es eterno.
 
Imaginemos lo que será un tormento y desesperación eternos.
 
La eternidad no tiene nada que ver con el tiempo, no tiene relación alguna con él.
 
En la esfera del tiempo pasarán trillonadas de siglos y la eternidad seguirá intacta, inmóvil, fosilizada en un presente siempre igual.
 
En la eternidad no hay días, ni semanas, ni meses, ni años, ni siglos. Es un instante petrificado, es como un reloj parado, que no transcurrirá jamás, aunque en la esfera del tiempo transcurran millones de siglos.
 
El instante eterno seguirá petrificado.
 
El Infierno es eterno. ¡Lo ha dicho Cristo! Poco importa que los incrédulos se rían. Sus burlas y carcajadas no lograrán cambiar jamás la terrible realidad de las cosas.
 
¿Cómo puede compaginarse esa verdad tan terrible con el amor y la misericordia infinita de Dios, proclamados con tanta claridad e insistencia en las Sagradas Escrituras?
 
Es cierto que en la Sagrada Escritura se proclama clarísimamente la misericordia infinita de Dios; pero con no menor claridad se proclama también el dogma terrible del Infierno.
 
No deja de ser curioso que no nos quepa en la cabeza el dogma terrible del Infierno, y nos quepan, sin dificultad algunas, otras cosas incomparablemente más serias todavía.
 
Nos caben en la cabeza cosas infinitamente más grandes, porque no hacen referencia a castigos y penas personales; y no nos caben otras cosas infinitamente más pequeñas cuando se trata de castigar nuestros propios crímenes y pecados.
 
¿Pero no es Dios infinitamente misericordioso?
 
Precisamente porque Dios es infinitamente misericordioso espera con tanta paciencia que se arrepienta el pecador y le perdona en el acto, apenas inicia un movimiento de retorno y de arrepentimiento. Dios no rechaza jamás, jamás, al pecador contrito y humillado. No se cansa jamás de perdonar al pecador arrepentido, porque es infinitamente misericordioso, precisamente por eso.
 
Pero cuando voluntariamente, obstinadamente, durante su vida y a la hora de la muerte, el pecador rechaza definitivamente a Dios, ¡sería el colmo de la inmoralidad echarle a Dios la culpa de la condenación eterna de ese malvado y perverso pecador!
 
Hay otra objeción que ponen algunos: Está bien que se castigue al culpable; pero como Dios sabe todo lo que va a ocurrir en el futuro, ¿por qué crea a los que sabe que se han de condenar?
 
Esta nueva objeción es absurda e intolerable. No es Dios quien condena al pecador. Es el pecador quien rechaza obstinadamente el perdón que Dios le ofrece generosamente.

Es doctrina católica que Dios quiere sinceramente que todos los hombres se salven. A nadie predestina al Infierno. Ahí está Cristo crucificado para quitarnos toda duda sobre esto. Ahí está delante del crucifijo la Virgen de los Dolores.
 
Dios quiere que todos los hombres se salven; pero, cuando obstinadamente, con toda sangre fría, a sabiendas, se pisotea la Sangre de Cristo y los dolores de María, el colmo del cinismo, el colmo de la inmoralidad sería preguntar por qué Dios ha creado a aquel hombre sabiendo que se iba a condenar. 
 
DESIGUALDAD DE LAS PENAS DEL INFIERNO
 
Al hablar de las penas de daño y de sentido, ya hemos insinuado que la intensidad de las mismas, al menos en la apreciación subjetiva de los condenados, será muy desigual. Esto no puede ser más lógico y racional teniendo en cuenta los distintos grados de su respectiva culpabilidad.
 
Pero vamos a precisar en una conclusión algunos detalles interesantes.
 
Las penas del infierno son muy desiguales según el número y gravedad de los pecados cometidos. (De fe divina expresamente definida.)
 
Es una exigencia elemental de la divina justicia. No sería justo castigar con la misma intensidad a los que pecaron en número y grado muy distintos. Es cierto que las penas del infierno son eternas para todos los condenados, y en este sentido todas son iguales en extensión.
 
Pero la intensidad de las mismas varía infinitamente según el número y calidad de los pecados cometidos. Y así:
 
a) La pena de daño, como mera privación que es, no admite más o menos considerada objetivamente o en sí misma; pero caben distintos grados de apreciación subjetiva, como hemos explicado.
 
b) La pena de sentido admite también grados. Porque, como explica Santo Tomás, el fuego actúa en el infierno como instrumento de la divina justicia y, por lo mismo, con el grado de intensidad que ella le señale.
 
La graduación de los castigos infernales será de tipo genérico, atendiendo a la gravedad del pecado cometido, sea cual fuese la naturaleza específica del mismo, y también específica, castigando de distinta manera las distintas especies de pecados.
 
Es natural que se castigue al soberbio con humillaciones inefables, al avaro con extremada indigencia y al voluptuoso con tormentos contrarios a sus pasados deleites.
 
La pena de sentido restablecerá el orden conculcado por el abuso de las criaturas. Parece natural, pues, que el fuego, instrumento de Dios para castigar esos abusos, atormente en directa relación con ellos.
 
¿Hay que tenerle miedo al infierno? nº21
 
PARA SALVARTE
WEB OFICIAL DEL PADRE JORGE LORING
SACERDOTE JESUITA
 
eress...TU